lunes, 3 de septiembre de 2012

Espectáculo Pure desde La Torre

La Torre de la Odalisca tuvo el placer de acudir al espectáculo Pure que se ha celebrado este fin de semana en Madrid y nos hemos quedado con un muy agradable sabor de boca.
Lejos de ser un espectáculo habitual, Pure sabe sorprender desde la primera coreografía, creando un espectáculo divertido, original y sobre todo muy dinámico. La hora y media que duró se pasó volando y terminó antes de que nos diéramos cuenta.
Las coreografías se superponían unas a otras consiguiendo que en ningún momento el espectador tuviera que esperar. Las bailarinas demostraron una gran profesionalidad y talento. Y el juego de luces terminaba por convertirlo todo en algo prácticamente mágico.

El vestuario también es digno de ser mencionado, especialmente los grupales. Siempre había algún complemento inusual, cuando no lo era el traje al completo. En este sentido, es de obligación remarcar el original tocado de una bailarina en solitario que bailó con unos cuernos de carnero.

Una mención especial para Arnaldo Iasorli, el chico del grupo. Ha conseguido demostrar que la danza oriental también puede ser practicada por hombres sin conseguir ademanes femeninos. Consiguió que sus coreografías fueran masculinas, profesionales y divertidas, así que desde la Torre queremos darle una felicitación especial.

Ya terminando. Si hubiera más espectáculos como este, seguro que la danza del vientre acabaría llegando a más gente y ampliaría su público a personas "no tan aficionadas" que solo quieren ver un buen espectáculo. Prueba de ello es que un "damnificado" que nos acompañó terminó tan contento con la actuación como nosotras mismas.

Pero para que no se diga que solo decimos cosas buenas, quisiera remarcar algo que no fue tan agradable, sin que tampoco por ello desmereciera el evento. En cualquier clase de danza oriental la profesora se empeña e insiste hasta quedarse sin voz con la importancia que tiene una buena sonrisa para la actuación y este fin de semana hemos podido comprobarlo. Una de las bailarinas no sonrió en todo el espectáculo, lo que contrastaba muchísimo con la alegría general que desprendían todas las demás.

En conclusión, el espectáculo en general nos ha parecido fantástico y podríamos mencionar cada coreografía en concreto detallando lo que más nos ha gustado de cada una. Sin embargo, no lo haremos. Nos conformaremos con decir que ha sido uno de los mejores eventos a los que hemos acudido ultimamente.

¡Bravo!

Esperamos que se repita.
Besitos de parte de

La Odalisca