miércoles, 6 de febrero de 2013

Mayrit: Una fortaleza omeya

Poco queda en Madrid de esa herencia musulmana que nos dejaron los califas omeyas de al-Andalus, o eso solemos creer. En realidad nuestra ciudad está más relacionada con la cultura árabe de lo que pensamos.

Sobre Madrid, no se puede hablar estrictamente de un origen árabe. Algunos historiadores creen que pudo haber asentamientos visigodos, e incluso prehistóricos en el lugar que hoy ocupa la ciudad. Sin embargo, se puede decir que las primeras construcciones que empezaron a dar forma a lo que hoy es Madrid, sí que tuvieron un origen musulmán.
Real Alcázar de Madrid. Dibujo de
J. Cornelius Vermeyen. 1534
.

Fue en la época de Muhammad I, emir de Córdoba, cuando se levantó la primera fortificación junto al río Manzanares. Era una época de continuas revueltas y movimientos separatistas de los muladíes (antiguos cristianos convertidos a la religión musulmana) y de los mozárabes (cristianos que vivían en territorio musulman). Toledo estaba protagonizando varios intentos de levantamiento ayudados por los cristianos del norte. Muhammad I mandó entonces construir un castillo fortificado o alcázar que permitiera la vigilancia del curso fluvial del Manzanares y por tanto, la defensa de Toledo de las incursiones cristianas del norte.

Este Alcázar se situaba en el lugar que hoy en día ocupan el Palacio Real de Madrid y la Catedral de la Almudena. Se construyó en algún momento entre los años 860 y 880.

Este alcazar formaba parte de una red defensiva que marcaba la frontera con los reinos cristianos. 

Según palabras del famoso historiador andalusí Ibn Hayyan:
Durante su reinado (Mohamed I, hijo de Abderramán II) se deben hermosas obras, muchas gestas, grandes triunfos y total cuidado por el bienestar de los musulmanes, preocupándose por sus fronteras, guardando sus brechas, consolidando sus lugares extremos y atendiendo a sus necesidades. El fue quién ordenó construir el hisn (castillo) de Talamanca, y el hisn de Maytir y el de Peñafora. Con frecuencia recababa noticias de las marcas y atendía a lo que en ellas ocurría, enviando personas de su confianza para comprobar que se hallaban bien”

No tardó en aparecer una pequeña ciudad o medina junto a este alcazar. 

Según Herrero Fabregat, el origen de la denomianción Mayrit, sería la forma compuesta de la expresión árabe Mayra (Madre o matriz) y el sufijo iberorromano it (lugar). Posiblemente a causa del arroyo "Matrice"  (desaparecido en el siglo XVIII por un remodelación urbanística del terreno) que transcurría por la actual calle Segovia, abrazando la fotaleza por el sur. 



Espero que os haya resultado interesante y entretenido. Más adelante hablaremos de distintos lugares de origen árabe que haya en la ciudad de Madrid.

Besitos de parte de


La Odalisca.