miércoles, 6 de febrero de 2013

Henna: tiempo de reposo y almacenamiento

En la última entrada sobre henna hablamos sobre cómo preparar la masa. Nuestra intención era hablar en esta entrada de diferente maneras de preparar la masa de henna, sin embargo, en un comentario nos preguntaban qué significaba el término "soltar el pigmento". Nos ha parecido un tema interesante y hemos querido desarrollarlo un poco más.

Como ya respondimos, cuando el polvo de henna entra en contacto con el agua se inicia un proceso de oxidación que es lo que permite que nuestra henna se convierta en un tinte. Sin embargo, lo que aún queda por saber es cuánto tiempo tarda nuestra masa en soltar ese pigmento, es decir, cual es el tiempo de reposo adecuado antes de que podamos utilizar nuestra masa. Pues bien, el tiempo que tendremos que esperar varía en función del tipo de henna que hayamos conseguido y de la temperatura ambiente a la que se encuentre.

En general podemos decir que, estando la masa de henna en un recipiente cubierto con film de plástico transparente, ésta estará lista cuando su superficie empiece a coger una tonalidad marrón.

Otro método es dejar la pasta de henna reposar en el interior de una bolsa de plástico no muy gruesa y colocarla sobre una hoja. Cuando empiece a oxidarse algunas moléculas de color traspasarán la bolsa y dejarán una mancha anaranjada en el papel. (Pd: por ese mismo motivo hay que tener cuidado con dejar la bolsa sobre los muebles, la ropa o cualquier lugar que no queramos manchar)

Hay una excepción a esta regla y es que si el polvo de henna ha sido teñido de verde para que parezca de mejor calidad, la masa no adquirirá la tonalidad marrón, así que solo queda calcular el tiempo aproximadamente.


Por norma general, se pude decir que pasados dos o tres días la masa habrá liberado el pigmento y estará lista para ser usada. Pero dependiendo de la temperatura, esto podrá suceder antes o después. El calor es un potenciador de las reacciones químicas, por lo tanto nos ayudará a que el proceso oxidativo ocurra antes.  En cambió las bajas temperaturas hacen que la reacción suceda más lentamente lo que nos puede ser de utilidad a la hora de conservar nuestra masa.

Si pasa demasiado tiempo, la masa se habrá oxigenado demasiado y empezará a perder la capacidad para teñir. Pero si hemos preparado demasiada masa de henna y no la gastamos de una vez no es necesario que nos deshagamos de ella. Si tenemos pensado utilizarla en los próximos días es suficiente con guardarla en un recipiente cerrado en la nevera. Si por el contrario queremos conservarla durante un periodo de tiempo mayor, congelaremos la masa y cuando queramos volver a usarla será suficiente con dejarla descongelar a temperatura ambiente.

Esperamos que esta entrada haya servido para aclarar cualquier duda sobre la liberación del pigmento.

Besitos de parte de

La Odalisca.