jueves, 2 de octubre de 2014

Cosmogonía hindú

Estrenamos nuestro mes de la India por el principio, por el origen. Puesto que la India es mayoritariamente Hindú, vamos a hablaros un poquito de esta cultura tan interesante, divertida y, para que negarlo, en ocasiones liosa para los que vivimos en el mundo occidental.

India es una nación llena de riqueza y variedad, así que su cultura no podía ser menos. La religión hindú habla no de una, si no de varios posibles orígenes del universo o cosmogonías, que han ido surgiendo con el tiempo. Esto se debe a la idea de que antes de que se creara el universo no había nadie para verlo, así que es imposible saber con exactitud como fue el proceso.

El dios despedazado:
En el Púrusha-sukta, un himno del Rig-veda (texto de unos 4000 años de antigüedad), se describe la creación del universo a raíz de los miembros de un dios primordial conocido como Púrusha (traducido: varón).

Púrusha es descrito como un gigante de mil cabezas y mil pies, que fue sacrificado y desmembrado por los devas (dioses): su mente se convirtió en la Luna; sus ojos, en el sol, y su respiración, en el viento. Con su cuerpo se construyeron el mundo y las castas. Es conscientemente simple, absolutamente inactivo y mero espectador. Más adelante se le relacionaría con Vishnu.

Los brahmanes (sacerdotes) fueron hechos de la boca del Púrusha; los chatrías (militares), de sus brazos; los vaishias (artesanos), de sus muslos, y los shudrás (esclavos) de sus pies. Los cielos emergieron de su cráneo, los dioses Indra y Agní de su boca. Se consideraba que los dalits (parias), no habían nacido del Púrusha.


El huevo cósmico:
Con la aparición del budismo se modificaron algunas de las antiguas leyendas, cambiandose por otras menos violentas. Así que, a partir del s.VI a.c. apareció la leyenda del huevo cósmico, que contradecía la del dios despedazado.

Según esta nueva teoría, el universo surgió a raiz de un huevo cósmico conocido como Hiranyagarbha, útero de oro. Tras un año dentro de él, nacería Prayápati, quien siglos más tarde sería identificado con el dios Brahma, que lo dividió en dos partes y formó los cielos y la tierra.

La flor de loto de Brahma:
La literatura purana (primeros siglos de nuestra era) dan una nueva explicación al origen del universo. En un gran océano duerme una de las formas, la más grande, del dios Vishnú, de cuyo cuerpo emanan los universos. Cada uno de esos universos contiene un nuevo océano, en los cuales descansa otra de las formas de Vishnú acostada sobre la serpiente Ananta Shesha, rey de todos los nagas (serpientes), quien sostiene los astros del universo. En el ombligo de Vishnú se ha formado un lago del que brota una flor de loto que al abrirse engendra al dios Brahma, quien crea todo el universo con su mente.





El universo:

En el centro del disco que forma la Tierra se encuentra el monte Meru, núcleo del continente Jambudvîpa y descrito como una esvástica de cuatro brazos. Los planeas giran a su alrededor. El sagrado río Gangâ cae desde el cielo a su cumbre. Su falda del lado Este es blanca; la del Oeste, negra; la del Sur, amarilla y la del Norte, roja.  Está formado de oro y piedras preciosas. Es la residencia del dios Brahma y lugar de encuentro de los dioses.

Rodeado de las altísimas montañas del Himalaya. Al Sur se extiende el continente Jambudvîpa (o Jambu), uno de los siete continentes de la geografía Purana. Recibe su nombre de un gran árbol que crece en su centro, el Matsyapurâna.

Seis continentes más rodean las montañas de Meru: Plaksha, Shälmali, Kusha (que posee siete montañas con joyas, frutos, plantas aromáticas y cereales. Abarca siete reinos y sus habitantes son adoradores de Janârdana), Krauñcha (Por él fluyen dos afluentes del sagrado río Gangâ y sus habitantes son de color blanco y adoradores de Janârdana), Shâka y Pushkara (Tiene una montaña de grandes dimensiones. Abarca dos reinos. No hay lluvias pero sí ríos. No tiene divisiones en castas. Sus habitantes no sufren escasez ni casi envejecen,).

Bibliografía:
-Diccionario del Hinduismo. Enrique Gallud Jardiel. Ed. Alderabán.
-Mitos hindúes. Wendy Doniger O'Flaherty. Ed. Siruela.
-Wikipedia.

Esperamos que os haya resultado interesante esta visión general de las creencias hindúes. Por supuesto, tienen muchos más mitos, incluso muchos más sobre la creación y la forma del mundo. Pero os hemos dejado los más típicos o los que nos han gustado más.

Besitos de parte de

La Odalisca.