viernes, 25 de enero de 2013

Crítica


Porque no iba a ser siempre todo bonito. La danza oriental, como todo, tiene sus luces y sus sombras.

Os dejamos aquí una crítica a un suceso que cada vez se da más a menudo:


Como de costumbre, me encontraba rebuscando en la red sobre información, cursos y eventos de danza oriental cuando he encontrado algo que ha terminado por amargarme el yogur. Hoy en día cada profesor elije en mayor o menor medida a qué precio pone sus clases y talleres. He oído y leído quejas e incluso he visto a gente realmente indignada cuando ha visto que en algún lugar se ofrecían dichas actividades a bajo coste. Según los detractores de esas ofertas, ese tipo de precios hacen que baje el prestigio de los profesionales que se dedican a ello y que previamente se han gastado su buen dinero en formarse ellos mismos. Hasta ahí todo podría ser normal, debates hay en todas partes. Argumentos en contra y a favor hay muchos y muy buenos. 

Sin embargo, esa misma libertad que permite a algunos ofrecer clases por precios míseros también hace que sea posible que otros pidan precios astronómicos. La  danza oriental es algo que hoy por hoy no está controlado por ningún tipo de ley ni de consenso y por ese mismo motivo no hay ningún (o casi ningún) curso que realmente tenga valor oficial. Así y todo, he visto talleres que costaban más que una mensualidad entera de clases. Precios imposibles de pagar por muchos de los que estamos interesados en la danza oriental. Es cierto que muchos de esos talleres requieren una especialización por parte del maestro y que ofrecen “temario” que por norma general no está incluido en las clases regulares. 

Pero, dejando a un lado mi opinión personal sobre ese detalle, lo que me ha escandalizado en esta ocasión ha sido encontrar una serie de talleres de “formación profesional” (término que por cierto, me parece del todo inapropiado por ser idéntico al de la formación reglada y que muchos podrían confundir con algo verdaderamente oficial) en el que se llegaba a pedir más de 150€ por taller (más de 25€ la hora) y en el que era necesario realizar el curso al completo. En total más de 600€ por cuatro talleres. Eso sí, los profesores con mucho nombre.

Y yo me pregunto, ¿Habrá alguien que lo pague? ¿Merecerá la pena? Supongo que nunca lo sabré puesto que hay personas que no podemos permitirnos pagar esa cantidad  y a las que ya nos cuesta bastante conseguir el dinero para pagarnos las clases regulares.

Queremos animaros a seguir participando en este apartado con vuestras opiniones, ideas, sugerencias o lo que queráis y os alentamos también a expresar vuestra propia opinión mediante comentarios en esta misma entrada o en la página de facebook.

Besitos de parte de

La Odalisca.