jueves, 11 de octubre de 2012

Henna: ¿Cómo preparar una masa de henna sencilla?

Una vez hemos comprado nuestra henna estaremos deseando ponernos manos a la obra y empezar con nuestros diseños, pero no podemos hacer demasiado sólo con el polvo, así que aún tendremos que hacer la mezcla para que la henna esté lista para ser usada sobre nuestra piel o nuestro pelo.

Hacer masa de henna es sencillo, si bien el proceso se puede ir complicando para obtener resultados diferentes al habitual. Vamos a empezar por explicar la mezcla más básica, con la que ya se puede empezar a trabajar. ¿Qué se necesita? Muy poco: polvo de henna y limón.
 
Nosotras hemos decidido empezar a trabajar con el polvo de henna de la marca "Henna Sahara Tazarine" especial para tatuajes de 125 gramos que compramos a muy buen precio en la página de facebook de "destino marruecos" y que de momento nos está dando unos resultados aún mejores de lo que habíamos esperado. En la página oficial del producto se pueden encontrar otros tamaños, henna especializada en tinte de pelo y henna para el matrimonio, en la que aún se aprecian las hojas de las que se saca el producto.

El limón se puede utilizar de botella o exprimido en el momento, lo importante es dar ese toque ácido que necesita la henna, así que en principio no debería importar demasiado. Nosotras hemos utilizado limones naturales para nuestra mezcla.

Cuando ya tengamos los ingredientes podemos empezar a prepara nuestra mezcla. Vamos a explicarlo paso a paso:

Henna colada con una media
En primer lugar es recomendable filtrar la henna para eliminar impurezas que luego pueden dificultarnos la tarea de aplicarla sobre nuestra piel. Para ello, un sencillo truco es coger un bote con el tamaño necesario y utilizar un trozo de media a modo de filtro. Sobre la tela de la media colocaremos el polvo de henna y unos cuantos céntimos de euro o cualquier otra moneda para que se pueda colar mejor. Con esto conseguiremos que la henna limpia quede en el bote, mientras que la henna más gruesa o con impurezas quedará dentro de la media. En nuestro caso, no hubo que desperdiciar prácticamente nada de material, pero si tras este proceso aún queda mucha henna en el calcetín podemos utilizarla para teñir el pelo o cualquier otra cosa.  
Hay otras formas de limpiar la henna, algunas personas utilizan un colador de cocina normal y corriente para hacerlo, así que atreveros a ir probando con lo que tengáis en casa.

Una vez tenemos la henna limpia procedemos a mezclarla con el limón, que como ya hemos dicho puede ser embotellado o natural. En cuanto a la cantidad no se puede determinar concretamente una medida pues cada henna exigirá una cantidad. Cómo referencia, intentaremos que la mezcla obtenga una textura como de puré de patatas o de yogurt azucarado.
Es recomendable que tanto el recipiente como el instrumento que utilicemos para la mezcla sean de plástico o de cerámica, ya que la henna realiza un proceso oxidativo que puede afectar al metal y colorearlo.

Ahora que ya tenemos nuestra masa solo queda esperar a que la masa "suelte el pigmento". Hemos hablado de la forma más sencilla de preparar la masa de henna, pero en la próxima entrada hablaremos de otras maneras de hacerlo, incluyendo otros ingredientes, variando los que tenemos...

Por el momento esperamos que hayáis disfrutado con esta entrada.
Besitos de parte de

La Odalisca