domingo, 16 de junio de 2013

Maquillaje para Odaliscas Novatas: Presentación y preparación del rostro



No todas las mujeres tenemos costumbre de maquillarnos a diario. Algunas nos limitamos a hacerlo en fiestas, entrevistas de trabajo o cualquier otro evento más o menos importante. Pero si practicamos danza oriental llega un momento en el que nos vemos obligadas a hacerlo: el festival. Ahora que se acerca la época de los espectáculos de fin de curso ¿qué mejor momento para practicar nuestro maquillaje?

Para muchas, maquillarse es enfrentarse a una serie de pinceles, tarros y polvos de colores que no sabemos ni siquiera por donde coger. Por eso, la Torre de la Odalisca acude al rescate de todas aquellas que quieran ponerse guapas en el festival, en los ensayos, o que simplemente quieran probar a maquillarse y no sepan muy bien como empezar.

En Internet hay un montón de tutoriales, pero la mayoría dan por sentado que tenemos mínimos conocimientos sobre el tema o no nos explican la diferencias a tener en cuenta según el tipo de rostro que tengamos.

En este apartado vamos a dar unas nociones muy básicas. De vez en cuando añadiremos también alguna idea de maquillaje, pero creemos que es mejor daros las herramientas para que vosotras mismas creéis vuestro propio maquillaje sabiendo qué es lo que tenéis entre manos y como usarlo.

Explicaremos las diferencias entre los diferentes formatos de maquillaje para que podáis elegir el que más se adapte a vosotras, las diferentes formas de aplicarlo y sus resultados, y remarcaremos la diferencia entre un maquillaje normal y uno para el escenario que deberá ser siempre más intenso para compensar la luz de los focos.

En la entrada de hoy vamos a hablar de:


Preparación del rostro
Corrector
Base de maquillaje
Fijación
Desmaquillantes



Preparación del rostro: Limpieza e hidratación

Antes de empezar a maquillarnos es imprescindible tener la cara limpia y seca. Si tenemos grasa o suciedad y ponemos encima el maquillaje la piel la absorberá y solo conseguiremos que nos salgan granitos, rojeces y puntos negros.

En principio basta con lavarse la cara con agua aunque un método muy socorrido es pasarse una toallita húmeda por todo el rostro.

A continuación, es importante que hidratemos la piel, especialmente si nos maquillamos a diario o vamos a estar mucho tiempo maquilladas. 

Siguiendo estos dos pasos protegemos la piel del rostro y, a la larga, notaremos una mejora en su calidad, ya que nos estaremos acostumbrando a un ritual de limpieza e hidratación muy beneficioso.

Consejo: La deshidratación produce acné, así que es importante beber mucho agua, especialmente en épocas de calor o de mucho movimiento.

Corrector:

Lo primero que hay que hacer, una vez tenemos la cara limpia, es corregir las imperfecciones que puedan existir. Hay diferentes correctores en función de lo que queramos tapar.

Corrector beige o carne: Es el de uso más común. Se utiliza para tapar las ojeras, las heridas. Los hay de distintos tonos para que se puedan adecuar al tono de piel de cada una. Algunas personas utilizan los correctores, en tonos más claros y más oscuros que su piel, a modo de iluminador y bronceador (ya hablaremos de eso más adelante).

Para elegir el tono adecuado se tiene que tener en cuenta que el corrector debe de ser un tono más claro que nuestra piel, ya que lo que queremos es eliminar las zonas oscuras.

Se usa pricipalmente bajo los ojos. La zona de la ojera es la más oscura del rostro. Disimulándolas damos mucho brillo y alegría a la expresión.

Si el maquillaje es para el escenario, hay que darle especial importancia al corrector. Los focos exageran nuestras lineas de expresión. Así que en este caso, nos preocuparemos de cubrir perfectamente todas las imperfecciones.

Para nosotras este es uno de los pasos más mágicos del maquillaje. La diferencia entre usar o no el corrector es abismal y no hace falta una gran técnica para lograr muy buenos resultados. 

La primera impresión tras utilizarlo es que queda raro. Especialmente si nos hemos puesto gran cantidad porque vamos a hacer un maquillaje de escenario. Pero no hay que preocuparse. Una vez aplicada la capa de base el aspecto cambiará radicalmente.


Corrector verde: Aunque a simple vista es más extraño todavía, este corrector nos será muy útil a la hora de cubrir todas las rojeces de la cara. Manchas, granitos, venas, golpes...

Corrector lila: Es el menos común de los tres. Se utiliza para esconder lunares, pecas y otro tipo de manchas marrones que pueda tener la piel.

Consejo: Los correctores se pueden encontrar tanto en tiendas de cosmética, como en bazares y en farmacias. Los de bazar pueden no ser buenos para las pieles sensibles y los de farmacia pueden escamarse. Nosotras recomendamos los de marcas de maquillaje. Son quienes realmente están especializados en esto.

Los correctores se pueden encontrar en barra, en crema o líquidos. Y en el caso de los dos últimos pueden aplicarse con esponja, con pincel o con la propia yema del dedo. Incluso en ocasiones traerá su propio aplicador.


Base de maquillaje:

A la hora de elegir una base de maquillaje hay una variedad tan grande de tipos y precios que elegir la nuestra puede ser lo que más nos cueste. Lo mejor es consultar en la tienda cual se adapta a nuestras necesidades. En las grandes perfumerías suele haber alguien especializado en maquillaje. En cualquier caso podemos elegir nosotros mismos nuestra propia base. Vamos a hablar de las diferencias entre unas y otras.

En primer lugar, tenemos que elegir el formato en el que queremos nuestra base en función de nuestras necesidades.

Los polvos sueltos son muy ligeros y no dan sensación de pesadez ni de estar "pringosa". Por otra parte son los que menos cubren. Están muy bien para quien empieza a maquillarse y no quiere algo muy llamativo. No son recomendables para el maquillaje escénico, precisamente por ser tan "naturales". También hay que tener cuidado, pues son los que menos duran en el rostro.

Se aplican con un pincel gordito y plano que normalmente viene incluido o con una esponjita de algodón. Especialmente con este tipo de maquillaje hay que darle mucha importancia a la hidratación de la piel y a desmaquillarse, ya que podría quedar algún polvito en nuestros poros y causarnos algo de acné al infectar los poros.

Los polvos compactos son algo más firmes que los polvos sueltos, aunque mucho menos que las cremas y los líquidos. Son igual de cómodos y ligeros que los polvos sueltos aunque tienen un acabado un poco más cubriente. Pueden combinarse con el maquillaje líquido o en crema ya que algunas mujeres prefieren la textura que deja.

Se aplican con la propia esponjita de algodon que suele venir incluida. También puede aplicarse con pincel pero el resultado será mucho menos denso.

Se aplican siempre del centro de la cara al exterior para seguir la dirección de los poros y que no se escame el maquillaje.

El maquillaje en crema, el maquillaje en mousse y el maquillaje líquido tienen un acabado mucho más denso, más cubriente. Pueden aplicarse  con esponja o pincel. Siempre del centro del rostro hacia fuera. Cualquiera de ellos es aconsejable para un maquillaje completo y funcionan muy bien para un maquillaje escénico.

La BBcream es algo bastante reciente en el mercado normal del maquillaje. La primera vez que lo vimos en la tele nos quedamos con la duda de saber qué eran ya que los anuncios no decían mucho al respecto. Pues bien, la BBcream no es más que una base de maquillaje líquido normal, solo que incluye el poder hidratante de una crema, con lo que nos evitamos tener que echarnos la crema antes de maquillarnos y de tener que esperar a que la piel la absorba. 

Si la BBcream puede resultarnos desconocida, mucho más lo será la CCcream. Pues bien, la CCcream es uno de los mejores inventos que ha habido en relación al maquillaje ultimamente. No solo es una base de maquillaje y una crema hidratante, como la BBcream, sino que además incluye entre sus usos la de corrector, con lo que nos saltamos un paso más del proceso de maquillaje. 

Consejo: A la hora de elegir el tono tu base de maquillaje no se debe probar en la piel de la mano y mucho menos en la mano de la dependienta. El color de una base se funde con el de la piel, así que tenemos que comprobar el resultado en nuestro propio rostro. El lugar más indicado es la línea de la mandíbula, ya que ahí es donde el tono de nuestra piel es más neutro. Si se funde bien, es nuestro tono, si no, hay que seguir buscando.

Fijación:
Si pretendemos que el maquillaje nos dure todo el día es necesario que lo fijemos. De otra manera según vayan pasando las horas el colorete y la base irán desapareciendo y las sombras de ojos se irán difuminando hasta perder su forma convirtiéndose en un borrón.

Para fijar el maquillaje, hay dos trucos sencillos que harán que lleguemos perfectas a la noche.

En primer lugar, después de habernos echado la base (solo para bases en crema, mousse o líquidas) y antes de haber aplicado el resto del maquillaje podemos utilizar una capa de polvos traslúcidos. Si no queremos  gastarnos más dinero en maquillaje podemos utilizar también las bases de maquillaje en polvo Sirven tanto los polvos sueltos como los compactos. El resultado será un maquillaje duradero y con un aspecto aterciopelado de lo más profesional.

Para fijar el maquillaje, una vez hemos acabado con todo, podemos aplicar una ligera capa de laca. Si, si, laca. La del pelo. Ponemos el frasco a un brazo de distancia, cerramos los ojos y aguantamos la respiración unos segundos y pulverizamos un poco de laca. Con este sencillo paso conseguiremos que el maquillaje se quede en su sitio durante todo el día.


Desmaquillantes:
Antes de acostarnos es muy importante que retiremos cualquier resto de maquillaje de nuestra piel. Para ellos hay diferentes productos. Se puede utilizar sencillamente agua con jabón, pero si queremos una limpieza más profunda es mejor utilizar un producto específico para esta tarea.

Los desmaquillantes líquidos y los discos de algodón son muy prácticos y permiten una limpieza profunda del rostro.

El desmaquillante en espuma se utiliza en lugar del jabón a la hora de lavarnos la cara. Es cómodo y rápido y también realiza una buena limpieza.

Las toallitas desmaquillantes son un método más socorrido y rápido. No realizan el mismo trabajo que los demás desmaquillantes pero son más cómodas.

Además de estos métodos, nosotras hemos descubierto receintemente un método nuevo y muy económico que quizá alguna ya conozca pero que para nosotras ha sido toda una alegría.

En Lidl venden unos discos desmaquillantes húmedos de la marca "Iseree" que funcionan igual de bien que el desmaquillante líquido pero con la comodidad de una toallita desmaquillante. Los hay con distintas fragancias. Los de miel tienen un olor un tanto raro, pero los de aloe vera son bastante agradables. También los hay de uva, pero esos aún no los hemos probado. Vienen en tarritos de 40 discos y el precio no alcanza los 2€. De la misma marca y estilo también hay unos discos exfoliantes de jojoba.


Ahora a probar en casa. En la próxima entrada hablaremos de los diferentes pinceles y sus usos. Además de explicar la diferencia a la hora de maquillar los distintos tipos de rostros. Trucos con el corrector para disimular o resaltar algunos aspectos y el uso del iluminador y el bronceador.

Esperamos que os resulte ineteresante, que os sirva para atreveros a empezar o innovar con vuestro maquillaje y que os anime a practicar los consejos que iremos dando.

Besitos de parte de


La Odalisca.

*Imágenes de Arthur Le Pins